Caricias evaporándose

El siguiente texto, parece haber sido  hallado en un diario de papel de esos que ya  nadie lee.

Desde aquí parecían caricias evaporándose. El contacto era tan fugaz  como los ataques que lanzaba. El, consciente del deseo de extinción que en el otro animaba, lo hacía para sentirse vivo, para saborear el dolor que le podía provocar, para verificar quién marcaba el límite imaginario, la línea que la sombra nunca puede atacar. La constante tentación de estar allí donde son conscientes de su ser, de la materia que los forma y diferencia de todos los demás, allí donde precisamente son iguales, donde se tocan, mezclan, hierven, arden y se cruzan.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en sintonizando. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s